La prueba de entrega digital reduce la carga de trabajo administrativo asociada al albarán en papel. Al recoger el material, proveedor y conductor firman digitalmente la recogida y cuando se completa la entrega el cliente final firma la recepción, configurándose un albarán digital personalizado que siempre está accesible para proveedor, transportista y constructor