3 claves para gestionar el impacto del coronavirus en tu cadena de suministro

4 mins de lectura

Aunque el Covid-19 ya ha golpeado duro en algunos territorios, “No estamos en el pico máximo de la epidemia en absoluto; probablemente estamos al principio, lo que va a requerir que trabajemos todos juntos de una forma sin precedentes”, explicaba esta semana David Nabarro, encargado de la OMS para la Covid-19 en Europa. México de momento está en un momento más temprano en la expansión del virus, lo cual debería ser entendido como una oportunidad para aprender de lo sucedido en Asia y en Europa y tomar medidas a tiempo.

 

En nuestra publicación de hoy nos hacemos eco del artículo publicado por SupplyChainDive en el que se reflejaba lo comentado en uno de los paneles del evento sobre logística Modex, celebrado en Atlanta la semana pasada. Allí se plantearon tres ejes básicos para la detección y mitigación de daños causados por la crisis del coronavirus. Aquí lo ampliamos y lo acercamos a la realidad de México, que es el mercado que nos preocupa.

 

 

1. Debemos entender bien el riesgo en la oferta y en la demanda

Siendo China el epicentro de crisis, a nadie se le escapa el impacto que esto puede tener en las cadenas de suministro. China representa el 30% de la producción mundial, albergando los proveedores “tier 1” de más de 50.000 compañías a nivel global.

 

El intercambio comercial de México con China asciende a los 100,000 millones de dólares, de los que cerca de 90.000 son importaciones desde China hacia México.

 

Desde EstadosUnidos las importaciones ascienden a los 256,400 millones, y allí la pandemia está en pleno ascenso.

 

El impacto en el abastecimiento de las compañías mexicanas es por tanto inevitable. A nivel individual habrá que intentar adelantarse al problema en función del origen de nuestros proveedores.

 

Pero no debemos olvidarnos del lado de la demanda, que seguro se verá afectado. Si las medidas anti-pandemia mantiene a la gente en sus casas, sin salir a comprar, sin eventos deportivos ni culturales… no hay duda de que la demanda de productos se verá alterada en cantidad y en el mix de bienes consumidos. Y aquí gran parte del riesgo es doméstico, pero también recordemos las exportaciones por valor de 358,100millones de dólares que México vendió a Estados Unidos en 2019.

 

2. Necesitamos tener un mapeo completo de nuestra cadena de suministro

Como decían los panelistas de Modex en Atlanta, entender la localización y el estatus de los diferentes nodos de nuestra cadena es vital, con crisis del Coronavirus o sin ella.

 

“No esperes atener una pistola apuntándote a la cabeza para realizar este mapeo”, comentaba Philip Palin, escritor e investigador sobre la resiliencia en la cadena de suministro.

 

Un mapeo adecuado debería proporcionar a los ejecutivos una visibilidad completa de varios “tiers”de sus proveedores cadena arriba, así como de las operaciones logísticas entre ellos.

 

La comunicación y el flujo de información entre las partes es por tanto crucial, así como evitar sesgos devenidos del análisis de información hiperlocal, que es la que está al alcance de la mano habitualmente.

 

"Si no tienes visibilidad total ahora, probablemente deberías darte prisa y averiguar qué se puede hacer, dónde están tus piezas, dónde están tus puntos de acceso, cómo puedes seguir adelante si se sufre una interrupción en alguna parte de la cadena ", dijoJohn Paxton, COO del Materials Handling Institute..

 

“Los gerentes, armados con un mapa, pueden identificar una fuente exacta de interrupción y evaluar cómo reaccionar en consecuencia, dijo David Shillingford, presidente deResilience360.

 

3. Planteemos y analicemos escenarios

Entendiendo bien nuestra cadena de suministro, los riesgos del lado de la oferta y de la demanda, y con datos y un mapeo adecuado en la mano, estamos en disposición de realizar una evaluación de escenarios.

 

¿Qué ocurre si mi cadena de suministro falla por aquí? ¿Cómo lo solucionaríamos? ¿Cuánto tiempo nos tomaría reaccionar? ¿Cuáles serían las consecuencias para la compañía?

 

En realidad, el análisis de escenarios debería ser una práctica habitual de todos los departamentos de cadena de suministro, no algo que hagamos en momentos de crisis. De hecho, es una de las herramientas más potentes de las que disponemos para que las crisis que vengan nos hagan el menor daño posible.

 

La incertidumbre es algo inherente a la cadena de suministro y debemos estar preparados para lidiar con ella. Planeemos para escenarios diversos, y pongamos especial énfasis en aquellos poco probables, pero de gran impacto, como la crisis del Coronavirus en la que nos adentramos, pues son estos escenarios los que más riesgo entrañan para la compañía.

Últimas publicaciones